Art_Marketing

art marketing

Art Marketing : Creatividad con valor añadido

Miguel Infantes | 16.02.2018

Os voy a coger de la mano para iniciar hoy un viaje diferente en el espacio y en el tiempo.

Este viaje será, sobre todo, una translación mental. 

Da igual quién eras, ahora tienes veintitantos y vives a finales de la década de los cincuenta. Hace un tiempo dejaste tu Pittsburgh natal para hacer carrera como ilustrador en la excitante Nueva York.

Has hecho pocos amigos porque ese tema no es tu fuerte, debido a tu carácter introvertido y tu salud delicada que, desde el colegio, no te hizo precisamente popular.

A pesar de tu aspecto frágil has ganado algo de fama como ilustrador publicitario para anuncios de zapatos. Ante ti se abre la oportunidad de ilustrar los discos de la pequeña productora RCA, pero cada mañana cuando te levantas sientes que estás predestinado a hacer algo más. Algo mucho más grande que todo eso e, incluso, más grande que tú mismo.

Dentro de ti siempre ha existido la necesidad de ser diferente, de destacar y, por qué no, de ser venerado. Pero, claro, nadie logra esos objetivos vendiendo cajas de zapatos, por muy llamativas que estas sean.

Un runrún creativo te corroe, no te deja dormir y te acompaña en tus largos paseos por las calles frías del Upper East Side.

Sabes que tienes cierto talento, pero tus creaciones e lustraciones no tienen el público ni la masa crítica para ser algo reconocible e impactante. Tienes que aumentar tu público teniendo tu propia marca personal para que, cuando alguien vea una de tus creaciones, te reconozca en ella. Unos valores, unos rasgos comunes en tus trabajos, pero diferenciadoras de las pretenciosas obras que llenan los museos.

Sabes que el arte y la publicidad se tocan internamente detrás de la cortina y que nadie se ha dado cuenta todavía.

Además, notas en el aire la tormenta perfecta. Los cambios que esta década moribunda están marcando, con una nueva generación de consumidores dispuestos a gastar para ser mejores y más modernos en esta sociedad que pasa del blanco y negro a lo pop.

Pero tu posible consumidor tiene más dinero que gusto cultural, así que tendrás que cambiar el arte y democratizarlo. Para ello, y sabiendo que tu fortaleza es entender la belleza y la iconografía escondida en lo que se consume cada día,  vas a sacar el arte de los retails de los supermercados. Vas a lanzar a la fama tu imagen con aquello que todos ven en su día a día. De esa forma llegarán de forma más fácil a donde quieres que lleguen y conseguirás que se sientan importantes porque, de repente, comprenderán el arte y se sentirán incluidos donde antes se sentían ajenos.

Realmente, el trabajo ya está hecho. Los estándares de consumo con colores, formas y aspectos concretos están ahí. Solo necesitas pensar en cómo hacer una buena puesta en escena porque la gente piensa que lo que compra marca su manera de ser. Y, a partir de ahora, tú decidirás lo que todas esas personas compran.

Si has terminado el viaje ya no eres el que eras antes. Ahora eres Andy Warhol y ya has entendido que el arte y el marketing son solo caras diferentes de una misma lata de sopa. Bienvenido al Art marketing. Visita su contenido en nuestra web aquí.

En breve tendréis la posibilidad de formaros como ya lo están haciendo emprendedores/as de varios Ayuntamientos en esta nueva técnica de marketing. Es perfecto para :

  • Grandes empresas que quieran reforzar su cultura corporativa.
  • Pymes que busquen el valor añadido en sus campañas publicitarias.
  • Proyectos empresariales que quieran lanzar nuevos productos/servicios.
  • Potenciar la creatividad para evaluación de ideas.

Si te ha gustado este post...¡Compártelo!


¿Qué te ha parecido el post? Puedes opinar ;)

No le vamos a enseñar tu email a nadie ;)